La empresa con la que todo empezó

Seis décadas antes de que existiera la alta tecnología y las punto com, dos compañeros de clase, Bill Hewlett y Dave Packard, construyeron un oscilador de audio en un garaje e iniciaron una revolución tecnológica..

Hoy en día, todavía nos rebelamos contra lo convencional. Nos exigimos los unos a los otros para solucionar problemas y sorprender al mundo. Aplicamos ideas creativas y puntos de vista nuevos ante desafíos grandes y pequeños: tanto si se trata del superordenador más potente del mundo como de una calculadora científica de bolsillo, nuestras soluciones ayudan a clientes de todo el mundo.

Nuestros soñadores están respaldados por los sólidos recursos de una empresa multinacional.

Desarrollamos constantemente el talento de nuestra gente a través de la educación, la formación y el reconocimiento, porque sabemos que sin ellos todavía seguiríamos en ese garaje.