Experiencia y procesos inigualables

Con más de cuatro décadas de experiencia en la transición de personal y tecnología para ayudar a los clientes a gestionar el cambio, ofrecemos un proceso probado que se centra en el componente más importante: las personas.

A lo largo de diez años, hemos aprendido a que cualquier transición de empleados depende del éxito de cada etapa del proceso y que cada etapa tiene su propia importancia. Nos centramos en todas las áreas, desde la etapa temprana de análisis, hasta un estado estable de prestación.

  • Tenemos más de 45 años de experiencia en la gestión de procesos de transición.
  • Hemos realizado más de 1.030 transiciones que han implicado a más de 170.000 personas.
  • Nuestro índice de retención de empleados que han sido trasladados después de 12 meses de empleo es de más del 90%.

Céntrese en el éxito

Pero, con toda nuestra experiencia, no seríamos nada sin la aprobación de nuestros clientes. Nuestro éxito se mide solamente por el logro de los objetivos de nuestros clientes con éxito, y con esto en mente, enfocamos cada transición como una alianza. Aprovechando mejores prácticas, comunicación eficiente y procedimientos optimizados, creamos un proceso sin complicaciones para mantener la continuidad empresarial.

Los empleados son la base

El toque humano

Los empleados siempre han sido la base del éxito de HP, y aproximadamente un tercio de los empleados de servicios proceden de transiciones. Las organizaciones que seleccionan HP como su partner para las soluciones tecnológicas pueden estar seguros de que sus empleados se unen a otros que pasaron por el mismo proceso. Su éxito, y el de nuestros clientes, es el resultado de la combinación ideal de una mezcla perfecta de personas, tecnología y experiencia.

Una transición es más que un evento de una vez, es el principio de una oportunidad continua para los empleados de actualizar sus habilidades, crear sus conocimientos y mejorar sus opciones de carrera. Nuestro proceso permite transferir de forma segura un valioso capital intelectual de la empresa a través de sus empleados cualificados y preparados, minimizando el riesgo de cambio. Es un enfoque que se centra en tratar al personal con sensibilidad y eliminar interrupciones de servicios innecesarias para minimizar el riesgo y mantener la continuidad empresarial.